En sesión psicológica: el feedback del consultante como motor de alianza de trabajo significativa

El feedback en consulta psicológica consiste en obtener información del paciente o consultante al finalizar la sesión o durante la misma sesión. Es un modo de tener en cuenta las preferencias de la persona y crear, mantener o afianzar una alianza terapéutica / relación terapéutica. Existen estudios que indican que los componentes generales de la sesión psicológica y terapéutica como son la empatía, la alianza terapéutica / alianza de trabajo / relación terapéutica (y reparación de alianza cuando se ve deteriorada), el consenso de objetivos, la relación real u honesta, la metodología colaborativa, las expectativas, etc, tienen un efecto beneficioso de por sí en el paciente o consultante, sin entrar a considerar la tecnología específica de tratamiento psicológico o técnicas específicas de mejora de resultados previos al inicio de las visitas.

Hay evidencia científica en estudios científicos de Bruce E. Wampold y colaboradores (2007, Journal of Consulting and Clinical Psychology) de que un profesional con mayor alianza terapéutica, ya de por sí, consigue probablemente más resultados (hasta 3 veces más, correlación alta alianza-reducción de síntomas).

El uso del feedback (obtener apreciaciones diversas del consultante por parte del psicólogo/psicoterapeuta) es una manera precisa de afianzar la propia relación terapéutica en dirección al fin detallado e ir encajando continuamente en cada persona la intervención para conseguir la reducción de síntomas clínicos, la ejecución de nuevos repertorios psicológicos, la variación en los pensamientos, el mayor bienestar emocional o cualquier otra variación que se conceptualice o sea motivo de consulta. Incluso se podría llegar a monitorizar sistemáticamente y numéricamente el feedback obtenido en sesión, aunque con tener presente cierta experiencia expresada en el curso de la sesión es óptimo para la alianza de trabajo con base centrada en el consultante. 

Un modo de obtenerlo es por propia iniciativa del consultante y otro mediante preguntas. Ejemplos de preguntas de feedback serían:

¿Fue la visita acorde a lo que buscabas en el día de hoy?

¿Prefieres un enfoque más centrado en aspectos biográficos que en los síntomas del presente o áreas vitales del momento actual?

¿Quieres un enfoque científico? ¿Un enfoque didáctico? ¿Un enfoque vivencial?

¿Hay alguna sugerencia de mejora de cara a las siguientes sesiones?

¿Se han tratado los temas que querías en la psicoterapia de hoy?

¿Te gusta el método o tecnología empleado?

¿Prefieres hacer tests, autoregistros o tareas entre sesiones?

¿Prefieres metáforas, diálogo socrático indagador sobre pensamientos negativos, métodos creativos, esquemas explicativos de las causas y mantemiento de los problemas,…?

¿Te sentiste escuchado, comprendido y respetado?

¿Te causó incomodidad el énfasis en algún tema en la visita?

¿Compartes el modelo de tratamiento del sufrimiento humano y el comportamiento humano planteado?

¿Prefieres ir hablando sin que el psicólogo intervenga mucho o más bien un diálogo? ¿Qué nivel de directividad de la visita prefieres?

¿Sigues teniendo el mismo motivo de consulta? ¿Estás de acuerdo con la variación que se hizo en las sesiones de tu motivo inicial de visita al motivo actual? (si es que la hubo)

Salud mental, psicoterapia y ciencia psicológica

Psicólogos Barcelona
Salud mental/psicológica es un término que engloba gran cantidad de síntomas y experiencias habitualmente asociadas a malestar o sufrimiento propio y, en ocasiones, ajeno. Redactado en sentido inverso estaría asociado a bienestar, percepción de calidad de vida, etc. Abarca gran cantidad de factores causales biopsicosociales. No conocerlos es uno de los motivos del estigma. Algunos de los diagnósticos que engloba son totalmente biológicos como las demencias, la epilepsia, etc.  

Los profesionales de la psicología contamos desde la psicología más clínica con las herramientas y conocimiento para la detección y para tratarlo. 

La ciencia psicológica explica la relación de la persona con el entorno y consigo misma (ej: vivencias internas, emociones desagradables, etc) y abarca procesos (psicológicos) que van de personas sin diagnósticos análogos a los de la medicina, psicología subclínica y problemas de la vida cotidiana que correlacionan con la salud y el comportamiento hasta la psicología clínica y medicina-psiquiatría (la que aparece en la obra Psicopatología de Barlow y Durand, 2007). 

La praxis va en un continuo de evaluación, intervención, promoción de la salud y del bienestar emocional, desarrollo experiencial, de habilidades y proyecto de vida, orientación y consultoría psicológica y/o el proceso de la psicoterapia, además de apoyo y acompañamiento. Los psicofármacos son un recurso de base científica, pero no el recurso. Buscar la eficacia científica con otros métodos para la persona es un fin deseable. Para eso sirve una parte de la psicología.

Enlaces relacionados: La psicoterapia es una ciencia humana

La personalidad (y dificultades) en lo cotidiano

La personalidad es una organización de la manera de ser de una persona que facilita predecirla y comprenderla. Es relativamente estable, pero a la vez puede modificarse en ciertos aspectos. Aunque el temperamento es importante en los primeros años de vida de las personas, será la historia personal, los estilos interactivos del individuo, los momentos específicos de aprendizaje y el medio social lo que vaya forjando la personalidad, la actitud y el estilo de vida.

Psicólogos Barcelona
Las preferencias y gustos, la forma de reaccionar, las tendencias de expresarse, el patrón de funcionamiento son aspectos relacionados. Las clases de respuestas irán estableciendo una estructura personal (Luciano et al., 2002).

Hay una gran cantidad de palabras relacionadas con la personalidad. Unas más coloquiales y del lenguaje común y otras más técnicas. Palabras como comunicativo/a, sociable, amable, serio/a, simpático/a, discreto/a, nervioso/a, jovial, empático/a, creativo/a, arriesgado/a, violento/a, temerario/a, rencoroso/a, perseverante, taciturno/a, metódico/a, analítico/a, práctico/a, inconformista, humilde, sensible, líder, bondadoso/a, reservado/a, temeroso/a, perezoso/a y un largo etcétera, forman parte del lenguaje cotidiano. En un trabajo de Allport y Odbert (1936) se llegaron a recopilar 17.953 términos relevantes de personalidad, los cuales usó Cattell en el famoso test 16-PF. En el Diccionario de la Real Academia Española se han encontrado 4.682 términos descriptores.

Algunos de los conceptos técnicos estudiados de psicología de la personalidad han sido: impulsividad, extraversión, introversión, neuroticismo, búsqueda de sensaciones, afabilidad, apertura a la experiencia, responsabilidad, egocentrismo, inhibición, activación, autodirección,  perfeccionismo, dureza, abstracción, aprensión, atención a normas, privacidad, sensibilidad, autocontrol, fuerza del yo, regulación emocional, patrón de conducta A, locus de control, hiperreflexividad, evitación experiencial, flexibilidad psicológica, dependencia del refuerzo, etc. De algunos de ellos incluso se han llegado a investigar sus bases neurofisiológicas; por ejemplo, el sistema reticular activador ascendente fue investigado por Hans Eysenck para explicar diferencias entre extraversión e introversión.

En el fragor de lo cotidiano se irán sucediendo de forma relativamente estable esas clases de respuesta: maneras de hablar, sentir, diálogo interno, pensar, relacionarse, reacciones, afrontamiento, etc. Algunas de ellas desadaptativas y que será positivo reflexionar y que se creen cambios para favorecer el desarrollo de la personalidad en distintas facetas.
Psicólogos Barcelona

instagram